Terapia Gestalt

“Nadie le enseña a crecer a una planta. Si le doy agua y atención ella crece sola. Eso hacemos los terapeutas” Fritz Perls

 

Carmen BerrueteEl enfoque gestáltico se encuentra dentro de la psicología humanista para la cual no es suficiente tratar los síntomas sino procurar el desarrollo global de la persona. Por ello, la Gestalt potencia la integración de todas las dimensiones del ser humano: física, intelectual, emocional, afectiva, social y espiritual.

La palabra “gestalt” proviene del alemán y significa “puesto delante de los ojos”. Efectivamente el objetivo principal de esta terapia es que la persona sea consciente de todo lo que está sucediendo, lo que siente y piensa en el presente, por encima de lo que pasó en el pasado o de lo que piensa que pueda ocurrir en el futuro. Se trata de darle al individuo los medios para que resuelva sus dificultades “en el aquí y en el ahora”.

El principal método utilizado es el “darse cuenta”; en la sesión, se le pide a la persona que preste atención a lo que hace en este momento; que esté en contacto con sus gestos, su postura corporal, sus sensaciones, sus pensamientos, el tono de su voz …

Si nuestros pensamientos se van a menudo al pasado, actuamos como si aún estuviéramos allí; el pasado guía nuestra vida. Si por el contrario ponemos nuestra atención en el futuro, estamos fantaseando y nos evadimos del presente. La Gestalt propone descubrir cómo siento y vivo los problemas en el presente y pasar a la acción para resolver mis necesidades actuales.

A medida que la persona aumenta su consciencia de lo que siente ahora y se acepta tal y como es, encuentra sus propios recursos y soluciones, desarrolla sus potencialidades, toma las riendas de su vida y pasa de buscar ayudas externas al “autoapoyo”.

El terapeuta confía en las capacidades de todos los clientes para hacerse cargo de sí mismos y les acompaña en este proceso de maduración.

Recuerda que ¡tú también puedes!

Carmen Berruete.