Técnicas de recuperación del trauma

“Somatic Experiencing”

(Recuperación del trauma a través de la experiencia corporal)

Carmen Berruete

Los sucesos traumáticos que nos han ocurrido, quedan almacenados en el cuerpo. A través de esta terapia de orientación corporal, basada en las investigaciones del Doctor Peter Levine, podemos restablecer la confianza y el anhelo de vivir.

Los animales en estado salvaje son amenazados constantemente y sin embargo es raro que vivan traumatizados. Ellos ante una situación fuerte de estrés, se dejan llevar por la llamada respuesta de lucha, huida o paralización que son mecanismos innatos de supervivencia. Los seres humanos, como animales que somos también tenemos esos mecanismos de defensa. Ante una situación de peligro, real o aparente, podemos 1) salir corriendo, 2) hacerle frente luchando o 3) quedarnos inmóviles y pasar “desapercibidos”. Entonces ¿qué es y cuándo se da el trauma?

Si ante una amenaza podemos actuar, es decir, correr, pelear, “hacer algo” no suele producirse el trauma. Éste se da cuando la persona vive una situación en la que se siente atrapada y no tiene poder ni control para modificarla. Es decir, activamos toda nuestra energía para huir o luchar, pero las circunstancias nos impiden esas alternativas y no podemos hacer lo que quiere el cuerpo, entonces solo queda el tercer mecanismo innato de supervivencia: la paralización o “congelación”.

Toda esa energía que hemos activado, toda esa adrenalina y las demás hormonas del estrés, quedan atrapadas en el cuerpo y si no las descargamos, en el futuro, basta una lejana amenaza o que imaginemos cualquier peligro para que volvamos a entrar en shock y nos angustiemos.

La clave esta en descargar esa energía que hemos activado y que ha quedado congelada en el cuerpo. En estado natural, los animales, después de salir vivos de una amenaza, pasan un buen rato en el suelo liberando la energía corporal con temblores, espasmos y convulsiones.

Los humanos, sin embargo, si después de una fuerte disputa, una agresión, un accidente o una catástrofe nos echamos a temblar, es interpretado como que tenemos miedo o estamos nerviosos y los demás nos abrazan para que nos quedemos quietos y dejemos de temblar o nosotros mismos nos asustamos de los temblores de nuestro cuerpo y tratamos de inmovilizarnos. Es decir con nuestra mente racional, bloqueamos la descarga que nuestro cerebro reptiliano, nuestra parte instintiva, había decidido, con acierto, que era lo bueno.

Somatic Experiencing® es una terapia en la que nos acercamos muy suavemente a esos momentos difíciles que hemos vivido para permitir que el cuerpo tome el control y se pueda dar la descarga que en su momento no fue posible.

Este trabajo no es solo para grandes traumas, también es muy útil para superar abusos o agresiones, a veces pequeños pero constantes que se pueden vivir en la infancia dentro de las familias y en los centros educativos.

Una vez desalojados del cuerpo los sucesos traumáticos, la energía que teníamos atrapada, queda a nuestra disposición junto con todos los recursos que teníamos retenidos y que con este trabajo recuperamos. Ello hace que nos sintamos poderosos y capaces de hacer frente a cualquier dificultad que se nos presente, por que disponemos de toda nuestra fuerza que una vez liberada, es mucha. Podemos recuperar la confianza en nosotros, en el mundo y en los demás.

No siempre es posible evitar el trauma; sí es posible curarlo. Cuando afrontamos el miedo, se convierte en valor. ¡Podemos vivir en paz!

Carmen Berruete

Carmen Berruete

“No importa cuán desarrollados lleguen a ser los seres humanos en materia de razonamiento, planificación, construcción, síntesis, análisis, experiencia y creación, no hay nada que sustituya las sutiles e instintivas fuerzas de curación que compartimos con nuestro pasado primitivo” Peter Levine. Curar el Trauma.