¿Puedes empeorar tu situación?

¿Tienes un problema?… Sé original y piensa en qué puedes hacer para empeorar tu situación.

 

como empeorarSí, sí, habéis leído bien. Os estoy proponiendo que si tenéis un problema y no sabéis como empezar a solucionarlo, os sentéis tranquilamente y respondáis por escrito a una pregunta ¿si tuviera que empeorar el problema qué tendría que hacer o dejar de hacer?

Sé minucios@ al contestar a esta pregunta y escribe todo lo que se te ocurra para empeorar tu problema; hazlo con detalle.

En unos minutos, te vendrán a la cabeza unas cuantas ideas para estropear más lo que quieres resolver. Procura hacer una buena lista…, no te cortes y escribe todo lo que te venga a la cabeza.

Ahora lee despacio tu inventario. ¿Hay algo en esa lista que ya estás haciendo? ¿Sí? ¡Fantástico! y no es broma, piensa que sólo con que hagas lo contrario de las cosas que aparecen en esa lista estás mejorando tu situación.

En ocasiones nos ocurre que lo que hacemos para resolver algo es contraproducente y sin darnos cuenta lo seguimos haciendo. Os pongo un ejemplo: imaginemos que últimamente estoy desanimada, vivo sola y paso el fin de semana viendo la tele y pensando “estoy mal, mejor no veo a nadie”.

Supongamos que hago el ejercicio de qué puedo hacer para empeorar y me sale una lista así:

  • Dejar de ir a clase de pintura.
  • Salir de casa lo menos posible.
  • Ver la tele más horas al día.
  • Comer sólo comida preparada y bocadillos.
  • Decirle a mi vecina que no puedo ir a andar con ella y con su perro…
  • Poner música nostálgica tipo “Love Story” y rematarlo viendo la película.
  • Leer “La insoportable levedad del ser” de Kundera.
  • (Y, ya en plan un poco más escatológico) dejar de ducharme.

¡Fíjate!, sólo con hacer lo contrario de lo que sale en esta lista, ni siquiera todo, vale con un par de cosas, estoy mejorando mi situación, así que si te llama tu vecina para que le acompañes al paseo…¡a la calle sin pensarlo! Puedes no ir, pero ahora ya sabes que si te quedas en casa, estás empeorando tu situación y que si sales estás dando un paso hacia tu bienestar, y si por la mañana al levantarte, pones a Sinatra cantando “New York, New York”, estás dando dos. (En lugar de Sinatra, vale también Sergio Dalma).

Este pequeño ejercicio, si lo haces varios días seguidos mejor, cada vez se te ocurren más ideas, es muy útil para desbloquear problemas; se emplea en terapia y también en las empresas y tiene su lógica de por qué funciona: si tú tienes una dificultad y yo te pregunto ¿qué puedes hacer para mejorar la situación?, probablemente me dirás, ¡mira Carmen!, si se me hubiera ocurrido como mejorar la situación, ¿no crees que ya lo habría hecho? Y tienes razón. Sin embargo si lo piensas, seguro que se te ocurre como fastidiarlo un poco más.

Prueba con tu lista, hazlo varios días seguidos y recuerda…lo que salga en esa lista, empeora tu situación así que… ¡EVITA HACERLO!…

Este enfoque para empezar a resolver problemas proviene de la escuela de Palo Alto de California, yo la aprendí de Giorgio Nardone; si miramos hacía atrás, ya encontramos esta estratagema en la sabiduría oriental en máximas como: “Si quieres enderezar algo, primero aprende a retorcerlo más”.

Un buen libro de resolución creativa de problemas: “Psicosoluciones” de Giorgio Nardone. Editorial Herder.

“Me voy a la ducha” y seguimos creando juntos.

 

Carmen Berruete.